Por Sarah Alexander, paciente colaboradora

Estamos en un momento complicado, alarmante y de ansiedad. Existen tantas preocupaciones y preguntas en relación con el brote del COVID-19, y como alguien que vive con ansiedad y depresión, realmente se está cobrando su precio conmigo.

Trabajo desde mi hogar y paso la mayor parte de mi tiempo en la comodidad de mi cabaña con mi novio y nuestros perros. No salir no es un gran problema para mí, ya que vivo con múltiples enfermedades crónicas, por lo que estoy acostumbrada a experimentar brotes que, por lo general, significan que no puedo salir de la casa durante semanas (si no meses).

Vivo con dolor crónico desde hace más de veinte años, por lo que estoy acostumbrada, pero hasta ahora nunca significó que no podía recibir visitas. Mis amigos venían y mirábamos películas en mi cuarto, o mi familia me visitaba y comíamos juntos.

Este virus ahora se robó esa opción.

Si bien me encanta estar sola, no estoy acostumbrada a estar totalmente aislada. De hecho, no me siento bien con estar aislada. Los brotes me han forzado a quedarme en casa, pero no me dejaban afuera del mundo exterior, desde ver personas que amo a ¡poder abrazar a mi sobrino!

La ansiedad dificulta la posibilidad de desconectarse

Me cuesta dormir porque cuando se apagan las luces y siento que quiero adentrarme en las tierras de Nod, mi mente se acelera y no puedo desconectarme. Me preocupo por mí, por mi novio, mi familia, mis amigos... todos.

Estoy inmunocomprometida por lo que cuando me contagio algún tipo de virus, no puedo luchar contra él y puede convertirse en una infección que me enferma muchísimo. Actualmente tengo una infección en el pecho desde hace dos meses por un virus. Estoy ansiosa y temo que, si me contagio el coronavirus, me ganará la pelea.

Esta es la realidad para muchas personas mayores y con discapacidades vulnerables. Estamos en riesgo y todo se siente muy cercano.

Cuando logro dormirme, termino soñando con el coronavirus. Cada noche esta semana tuve pesadillas y me desperté sudando, con miedo y sintiéndome rota. Estos días estoy agotada porque mis sueños me han consumido, y mi mente no puede desconectarse.

Buscar nuevas formas para distraerme

Con contenido sobre COVID-19 en todos lados en este momento, no puedo iniciar sesión en ninguna cuenta de medios sociales por temor a verme bombardeada con malas noticias, alarmismo y pánico. Por eso, tuve que buscar algunas alternativas para distraerme y permitir que mi mente se enfoque en cosas que son menos preocupantes.

Algunos salvadores en esta época fueron:

FaceTime y chats de video

Siempre uso mucho FaceTime, pero durante el aislamiento fue un salvavidas. Mi familia vive a tres horas de mi casa y suelo hablar con mi mamá y mi hermano diariamente, pero desde el auto-aislamiento, hablo con ellos mucho más. También puedo charlar con mi sobrino ya que no va a la escuela, y a principios de la semana jugamos al Monopoly con una conferencia de video (aunque, ¡no estoy segura de que le confío en lo que respecta al dinero!). También lo ayudé con sus tareas y jugamos juegos en línea.

Como muchos de mis amigos no están trabajando o trabajan desde sus casas, tengo una gran oportunidad de ponerme al día con ellos también. Es lindo poder hablar y vernos las caras y realmente mejora mi estado de ánimo. Divide el día y siempre es divertido.

Escribir

¡Qué sorpresa! ¡Una escritora que le gusta escribir! Escribir siempre me salvó. Me transporta a lugares diferentes y me ayuda a enfocarme en otra cosa. ¿Habré escrito un libro para cuando todo esto termine?

Colorear y hacer manualidades

Debido a la artritis en mis manos, no puedo hacer mucho de esto, pero colorear con marcadores me resulta muy relajante y mucho más fácil que con los lápices, ya que no requieren demasiada presión. Las manualidades también son una forma excelente de entretener a los niños.

Descansos de baile

Cada vez que ayudo a mi sobrino por video con la escuela y se aburre, le grito “¡Descanso de baile!” y ambos hacemos unos pasos, y siempre me hace reír. Por eso, lo estuve haciendo sola durante el día. Parece tonto, pero reenfoca mi mente y puedo reírme de mí misma, incluso por períodos breves.

Ejercitar y estirar

Debido a mis condiciones, no puedo hacer ejercicio vigoroso, pero estirar y cambiar mi postura es una gran forma de aliviar la tensión. También significa que tengo control sobre mi cuerpo, lo que a su vez me da control sobre mi mente.

La conclusión

Hay muchas cosas que se pueden hacer para ocuparse, incluso aunque sea quedarse en la cama y escuchar un podcast (como lo hice los últimos días). No es necesario ser productivo. No tienen que sentir que tienen que hacer algo cada día si no se sienten capaces o no lo sienten.

Sin embargo, si luchan con su enfermedad mental, les recomiendo buscar nuevas formas para distraerse. La distracción es la clave en este momento.

Quédense en casa, manténganse seguros.

__________________________________

NPS-AR-NP-00450

IVAX Argentina S.A., miembro del Grupo Teva - todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción, total o parcial, por cualquier medio, de cualquier forma, manera o método. La información se ofrece solamente con carácter informativo y no debe ser tomada como consejo médico, terapéutico, diagnóstico, tratamiento o similar. La veracidad de la información, de los datos, el uso de citas, imágenes, entre otros, y los dichos, son responsabilidad exclusiva del autor, quien podría haber sido compensado por IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva, ha redactado el material de manera libre e independiente, por lo que el mismo podría no expresar opinión o información de IVAX Argentina S.A. o las empresas pertenecientes al mismo grupo, no teniendo IVAX Argentina S.A., ni las empresas pertenecientes al mismo grupo, responsabilidad alguna. Igualmente, IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva no revisan, controlan, influencian ni respaldan ningún contenido relacionado con los sitios web o redes sociales del autor. Ante cualquier duda consulte a su Médico.

Este contenido fue publicado originalmente por Teva en el sitio web Life Effects.