Por Barbara Stensland, paciente colaboradora

Cuando me diagnosticaron EM por primera vez, uno de los desafíos más difíciles y que generaban aislamiento fue aprender a adaptarme a pasar de repente mucho más tiempo en mi hogar.

La fatiga, recaídas constantes y un nuevo mundo incierto conspiraban para mantenerme entre mis cuatro paredes durante largos períodos de tiempo. La vida como la conocía había cambiado para siempre. Fui testigo de cómo el mundo seguía a través de mi ventana, y una parte de mí fue perdiéndose.

Ahora que enfrentamos esta situación de emergencia mundial y crítica debido al nuevo coronavirus y estamos todos forzados a quedarnos en nuestros hogares, me encuentro en una posición extraña. Al haber atravesado esta experiencia durante los últimos ocho años, ahora ayudo a mis amigos que tienen un organismo que les responde mucho mejor a sobrellevar un escenario que es muy familiar para mí.

No solo eso, pero podemos llegar a descubrir que mientras el mundo se ajusta rápidamente a trabajar, vivir y disfrutar remotamente, todos nosotros podemos beneficiarnos a largo plazo. Especialmente, nosotros los que sufrimos una discapacidad. Los obstáculos que una vez parecían insuperables, trabajar y disfrutar actividades de esparcimiento remotamente, aprender a distancia, problemas de conectividad, se están derrumbando uno a uno. Todos estamos en contacto y finalmente se comprenden las dificultades que muchos de nosotros venimos debatiendo y haciendo campaña desde hace años.

Sin embargo, esto no reduce los temores que podemos tener a estar aún más aislados de lo que normalmente estamos. La clase semanal de yoga se cancela, no vemos a los compañeros de trabajo, los amigos no pueden pasar a tomar un café y ponerse al día... Tal vez vivan solos, como yo, y puedan sentirse aún más solos que lo habitual. Por eso, quisiera explorar cómo podemos sentirnos igualmente parte de una sociedad que está atravesando un cambio fundamental y permanecer lo más sanos posible, tanto mental como físicamente.

Realmente, por una vez, estamos todos juntos en esto.

Estos son unos consejos para mantenernos seguros y bien desde mi propia experiencia de sobrellevar la actividad limitada y el aislamiento:

Crear una rutina

Cuando recibí mi diagnóstico, descubrí que ya no era un ave nocturna. Mi energía estaba en su punto máximo por las mañanas, por eso, me levanto más temprano, voy a trabajar más temprano y descanso por las tardes. Piensen cómo pueden sobrellevar su condición de la mejor manera y diseñen un nuevo plan diario. Incluyan el trabajo (si lo hacen), la relajación, un poco de tiempo al aire libre (siempre que la situación lo permita), incluso si tan solo significa abrir una ventana y mirar hacia afuera.

Mantenerse conectados

Si pueden, o tienen a alguien que los pueda ayudar, busquen cómo chatear en vivo con amigos y familia. Una llamada de teléfono es excelente, pero los chats en vivo son mucho más satisfactorios. Tal vez programar tomar un café virtual juntos, o jugar un juego en línea. Si no es posible, programen tantas llamadas como puedan porque hace bien descargarse y conversar sobre los sentimientos. Ahora es el momento para ser honestos, más que nunca.

Si están solos en el auto-aislamiento y necesitan ayuda, pueden pedir a un amigo o familiar que busquen a alguien en su zona que quiera hacer las compras por ustedes, o incluso para conversar por teléfono.

Usar los medios y medios sociales con prudencia

Intenten evitar las noticias malas constantes, apaguen ese canal de noticias continuas y silencien las redes sociales. En cambio, limítense a ponerse al día diariamente y recibir alertas de noticias, para poder estar informados, pero evitar las malas noticias constantes.

Usar el tiempo para aprender algo nuevo

Hay tantos tipos de personas, compañías y organizaciones que ofrecen nuevas formas de aprender algo que tal vez antes no habían pensado. ¿Siempre quisieron aprender noruego? Sí, ¡esa soy yo! ¿Por qué no se registran para tomar clases? ¿Qué les gustaría? ¿Tejer, hacer crochet, pintar, hacer ejercicios sentados o valorar el arte?

Desarrollar tiempo de tranquilidad

Tal vez nunca más el mundo vuelva a estar tan silencioso, tómense un rato para sentarse tranquilos y calmar la mente. Saldremos de esto. Intenten conectarse con la naturaleza. Simples ejercicios de meditación pueden ser útiles, o solo sentarse tranquilamente y permitir que el cerebro descanse un rato.

Practicar la gratitud

La gratitud es un gran tema para mí. Recuerdo decirle a una amiga, un poco después de que me diagnosticaran EM, cómo mi vida se había alterado tanto que ahora apreciaba las cosas pequeñas. El pájaro en el árbol, las nubes pasar a través de mi ventana, la felicidad de un correo electrónico amable o una tarta Victoria en la puerta de mi casa (¡sucedió!).

Cuando nuestras vidas se ven limitadas tan abruptamente y países y continentes enteros están cerrados, ahora es el momento de darnos cuenta de que la vida es increíblemente hermosa.

De repente, los pequeños gestos asumen una mayor importancia, las personas vuelven a estar en contacto después de años separadas, y disfrutamos de las pequeñas cosas. Necesitamos aferrarnos a esto, la belleza de la vida que de otra forma nos pasaría inadvertida en nuestra existencia frenética diaria.

Todos nosotros estamos ahora en la misma situación en la que muchos de nosotros con enfermedades crónicas hemos estado durante años. Solo que esta vez, está mucho mejor organizado. Disfruten, nuestro momento es ahora.

_____________________________________________

NPS-AR-NP-00450

IVAX Argentina S.A., miembro del Grupo Teva - todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción, total o parcial, por cualquier medio, de cualquier forma, manera o método. La información se ofrece solamente con carácter informativo y no debe ser tomada como consejo médico, terapéutico, diagnóstico, tratamiento o similar. La veracidad de la información, de los datos, el uso de citas, imágenes, entre otros, y los dichos, son responsabilidad exclusiva del autor, quien podría haber sido compensado por IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva, ha redactado el material de manera libre e independiente, por lo que el mismo podría no expresar opinión o información de IVAX Argentina S.A. o las empresas pertenecientes al mismo grupo, no teniendo IVAX Argentina S.A., ni las empresas pertenecientes al mismo grupo, responsabilidad alguna. Igualmente, IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva no revisan, controlan, influencian ni respaldan ningún contenido relacionado con los sitios web o redes sociales del autor. Ante cualquier duda consulte a su Médico.

Este contenido fue publicado originalmente por Teva en el sitio web Life Effects.