testimonios que acompañan
Getty Images: Courtney Hale

Aprender a vivir con insuficiencia cardíaca

Robert Obey comparte su plan de cinco puntos para aprender a vivir con insuficiencia cardíaca

Hace tres años, me diagnosticaron insuficiencia cardíaca. Después de meses de análisis de sangre, electrocardiogramas, un ecocardiograma, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y un angiograma, me dijeron que “probablemente” tuve un ataque cardíaco y que me había dañado el corazón.

Mi primer pensamiento fue: “Estoy seguro de que habría sabido si hubiera tenido un ataque cardíaco”. Pero, aparentemente, hay algo como un ataque cardíaco silencioso y mi cardiólogo estaba convencido de que yo lo había sufrido.

Parte de mí estaba en negación. Quiero decir, ¿un ataque cardíaco silencioso? ¿Quién ha oído hablar de eso?

Parte de mí estaba en shock, lo que no es sorprendente cuando te dicen que tu corazón está fallando. Otra parte de mí tenía miedo porque sabía muy poco sobre la insuficiencia cardíaca.

Mi principal preocupación era: ¿VOY A MORIR?

Afortunadamente, tanto mi cardiólogo como mi enfermero de insuficiencia cardíaca sabían que esto estaba en mi mente por eso me explicaron que la insuficiencia cardíaca no significa que mi corazón haya dejado de funcionar; eso sería un paro cardíaco, significa que mi corazón necesita ayuda para hacer su trabajo.

Con medicamentos para apoyar el funcionamiento de mi corazón, un cambio en el estilo de vida y un poco de determinación, aún podría vivir por mucho tiempo.

Recuerdo que me decían:

“La vida tal como la conocés, tendrá que cambiar. Tendrás que aprender a vivir con insuficiencia cardíaca”.

No me avergüenza decir que lloré.

Sin embargo, su calmado profesionalismo me dio confianza. La confianza de que mis hijos aún tendrían un padre y la confianza de que mi esposa Bridget aún tendría un compañero. También significaba que aún podría brindar a Bridget la atención diaria que necesita y eso era importante para mí.

Al prestar atención a sus consejos, acepté su diagnóstico y acepté mi nueva normalidad. Cambié mi estilo de vida y aprendí a vivir con insuficiencia cardíaca.

Vivir con insuficiencia cardíaca

Durante los últimos tres años, he hecho muchos cambios en la forma en que vivo mi vida. Algunos pequeños, otros no.

En el camino, aprendí a incorporar la insuficiencia cardíaca a la vida diaria. Esto es lo que quiero compartir y no porque tenga todas las respuestas, estoy lejos de hacerlo, sino porque sé que un diagnóstico de insuficiencia cardíaca puede ser un momento muy preocupante.

A continuación, he desglosado mis recomendaciones para “Vivir con insuficiencia cardíaca” en cinco categorías:

  • Insuficiencia cardíaca y salud general
  • Insuficiencia cardíaca y ejercicio
  • Insuficiencia cardíaca y dieta
  • Insuficiencia cardíaca y estrés
  • Insuficiencia cardíaca y felicidad

Insuficiencia cardíaca y salud general

La insuficiencia cardíaca es una afección grave en sí misma.

Dicho esto, para mí, la insuficiencia cardíaca interactúa con los síntomas de otras enfermedades y los oculta. Permítanme explicarlo.

Tres meses después de recibir el diagnóstico de insuficiencia cardíaca, me diagnosticaron fibromialgia. Seis meses después de eso, me diagnosticaron cáncer de riñón. Se me extirpó el riñón izquierdo, lo que me dejó con enfermedad renal crónica.

Luego me diagnosticaron apnea central, obstructiva del sueño y síndrome de piernas inquietas.

Mi diagnóstico de cáncer de riñón y la nefrectomía radical posterior se retrasaron porque tuve que someterme a pruebas de aptitud física para asegurarme de que mi corazón pudiera sobrevivir a la operación.

¡Afortunadamente sobreviví!

Los síntomas principales de todas estas afecciones son falta de aire, fatiga extrema y dolor. En realidad, nunca sé qué afección desencadena los síntomas.

Inevitablemente, la insuficiencia cardíaca asume la culpa porque es la más grave, especialmente cuando menciono dolor en el pecho.

Todavía recibo monitoreo regular para el carcinoma de células renales (cáncer de riñón), pero me gustaría pensar que mi cáncer ha desaparecido por mucho tiempo.

En este momento, no necesito intervención quirúrgica para mi insuficiencia cardíaca. En cambio, se controla con medicamentos para el corazón.

Consejo principal:

Asegurate de tomar tus medicamentos según las indicaciones.

Sé que puede ser molesto, pero se receta por un motivo, así que tómalo.

No puedo pensar en un motivo por el cual alguien no tomaría intencionalmente los medicamentos que se le recetaron. Sin embargo, puedo comprender que te olvides de tomar tu medicamento.

Cuando comencé a tomar medicamentos para el corazón por primera vez, a menudo me olvidaba de tomarlos porque no eran parte de mi rutina. Peor aún, lo tomaba y luego me olvidaba de que ya lo había hecho.

Resolví este problema con un organizador de píldoras de 7 días. Estos son pastilleros económicos con los días de la semana y las horas del día escritas en ellos.

Una vez a la semana, lleno la caja con mi medicamento. Esto significa que, en cualquier momento, sé por dónde voy con mi medicamento.

En el angiograma, me dijeron que tengo un leve “bloqueo” de las arterias, otra forma de decir que mis arterias se están estrechando.

Tengo enfermedad cardíaca coronaria, pero no es suficiente para necesitar un stent o un baipás coronario. Nuevamente, uso medicamentos para mantenerla bajo control.

Existen muchos términos médicos que se utilizan para explicar la insuficiencia cardíaca. No comprendo la mayoría de ellos.

La que sí entiendo, es la escala de clasificación de la Asociación Cardiológica de Nueva York (New York Heart Association, NYHA). En términos simples, la insuficiencia cardíaca recibe una clasificación basada en la gravedad de los síntomas.

Me dieron la clasificación de NYHA III, lo que significa que mis síntomas son de moderados a graves. Desde un punto de vista práctico, estar dentro de la categoría NYHA III significa que me siento con bastante falta de aire y fatigado con un ejercicio mínimo.

Insuficiencia cardíaca y ejercicio

Es una ironía cruel que una de las cosas más importantes que podés hacer para ayudarte a vos mismo es lo que menos tenés que hacer: el ejercicio.

Sin embargo, no todo está perdido.

Hay un programa de ejercicios que podés hacer, incluso mientras estás sentado.

El programa de rehabilitación cardíaca es esencialmente ejercicio supervisado y con educación. Fue diseñado para hacer entrenamientos cardiovasculares livianos y para desarrollar el músculo cardíaco, así como para proporcionar información que te ayude a comprender tu afección.

Lo hice y puedo decir honestamente que me ayudó.

Una vez que completes el curso, podés continuar en tu casa dentro de tus límites. Si está disponible en tu área, te lo recomiendo.

Si asistir a una clase de ejercicios estructurada no es para vos, intentá hacer algún tipo de ejercicio. Caminar suavemente me ayuda, especialmente en los días en que tengo poca energía. Incluso podés hacer ejercicio en interiores.

La British Heart Foundation (Fundación Británica del Corazón) es un buen recurso para obtener consejos sobre cómo mantenerse activo cuando se vive con insuficiencia cardíaca.

Consejo principal:

Siempre hablá con tu médico de cabecera, enfermero especialista en insuficiencia cardíaca o cardiólogo antes de comenzar a hacer ejercicio.

Ciertos ejercicios pueden no ser adecuados para vos y podrían traer más daños

Insuficiencia cardíaca y dieta

Otra cosa que podés hacer para ayudarte a vos mismo es alimentarte de manera saludable.

Debemos comer alimentos saludables independientemente de las afecciones médicas, pero especialmente si vivís con una afección de salud crónica.

Admitiré que, antes de mi diagnóstico, mis hábitos alimenticios eran terribles. Probablemente tenía mucho exceso de sobrepeso y era un adicto al picoteo.

Después del diagnóstico, afortunadamente, reduje los tamaños de las porciones, introduje frutas y verduras en mi dieta, prohibí el consumo de sal adicional e intenté comer tres veces al día.

Al principio, fue difícil, pero recordé lo que dijo mi equipo de insuficiencia cardíaca:

“Con medicamentos para apoyar el funcionamiento del corazón, un cambio en el estilo de vida y un poco de determinación, podés vivir por mucho tiempo”.

Perseveré y está dando sus frutos. No he perdido mucho peso, pero me siento más saludable.

Mi respiración ha mejorado ligeramente y mi mente se siente más agudizada.

Consejo importante: si podés, hablá con un nutricionista para que te ayude a elegir mejor los alimentos.

Pensé que estaba haciendo lo correcto al comer mucha ensalada, hasta que mi nivel de potasio subió demasiado.

Un nivel alto de potasio no es bueno para el corazón ni para los riñones. No hace falta decir que tuve que frenar mi ingesta de ensalada, lo que redujo mi nivel de potasio.

Lo reemplacé por fruta saludable y hasta ahora todo va bien.

Esta guía de alimentación saludable en el sitio web de British Heart Foundation (Fundación Británica del Corazón) me resultó particularmente útil:

Guía de alimentación saludable de BHF

Insuficiencia cardíaca y estrés

La insuficiencia cardíaca no solo afecta tu salud también puede afectar tus finanzas. Lo que quiero decir con finanzas es tu capacidad para trabajar y obtener ingresos.

Preocuparte por tu trabajo, negocio y dinero no le hará ningún bien a tu corazón. El estrés es, por mucho, el enemigo número uno de la insuficiencia cardíaca y tenés que evitarlo a toda costa.

Sé que evitar el estrés es algo más fácil de decir que de hacer, especialmente si tenés un trabajo estresante.

Si ese es el caso, debes hablar con tu empleador sobre los cambios que se pueden hacer para conservar tu trabajo y tu salud cardíaca.

Si eso no es posible, tal vez un cambio a una posición menos estresante sea una opción.

En caso de no lograrlo, podría ser el momento de un cambio de carrera profesional. Ya trabajé desde casa junto con mis responsabilidades de cuidado.

Simplemente tuve que disminuir la velocidad y hacer coincidir mi carga de trabajo con mis niveles de energía.

Aprendí a ver la insuficiencia cardíaca, no como un problema, sino como una oportunidad.

Reconozco que soy humano con tiempo limitado. Así que también puedo usar el tiempo que tengo sabiamente.

Cuando posees compromisos financieros, lo último que necesitas es una interrupción en tu capacidad de ganar dinero. Pero, si esforzas demasiado a tu corazón, el dinero será la menor de tus preocupaciones.

No estoy calificado para ofrecer asesoramiento laboral. Te recomiendo que hables con tu equipo médico, tu empleador y tu familia para ver qué es lo mejor para ti y tu salud a largo plazo.

Si estás preocupado por tu trabajo, mirá esta información: Trabajo y afecciones

Insuficiencia cardíaca y felicidad

No puedo imaginar ser feliz con la insuficiencia cardíaca, pero he logrado alcanzar un nivel de felicidad en las circunstancias.

Reconozco que yo, y posiblemente vos también, has dado por sentado el tiempo.

No recuerdo jamás haberme sentado a pensar en mi tiempo y en cómo lo uso.

Estaba demasiado ocupado para pensar en el concepto del paso del tiempo.

La insuficiencia cardíaca ha ocupado todo lugar en mi mente. De repente, reconocí que el tiempo es precioso y cuando se acaba, se acaba para siempre. Tomé la decisión de no concentrarme en el pasado ni en el futuro.

En cambio, elegí concentrarme en el día de hoy.

A veces, llego al punto de concentrarme solamente en los próximos diez minutos. Hacer esto significa que puedo lograr lo que quiera en un breve período de tiempo.

Estos pequeños éxitos se acumulan y apoyan mi salud mental.

Hoy, uso mi tiempo para conversar con mi familia, escribir algunas palabras, escuchar los pájaros, salir a caminar, ver pasar al mundo o simplemente sentarme y existir.

No me malinterpretes, a veces tambaleo, me deprimo, me estreso y me siento ansioso. Pero en general, tengo muchos más momentos alegres y estoy convencido de que mantienen estable mi salud mental y física.

Sinceramente creo que podés alcanzar un nivel de felicidad simplemente al vivir en el momento.

Es sorprendente lo calmantes que son estos pequeños triunfos.

Probalo, podrías sorprenderte.

La conclusión:

El manejo de la insuficiencia cardíaca no se lleva a cabo en una sola acción.

Es un conjunto de decisiones, cambios y acciones con el que se obtienen los mejores resultados.

Entonces, en resumen:

  1. La aceptación es el primer paso.
  2. El tiempo dedicado al “por qué yo” es tiempo desperdiciado.
  3. Una vez que aceptes tu nueva realidad, será mucho más fácil aprender a vivir con ella.
  4. Tomá tus medicamentos según las indicaciones y aceptá la ayuda de tu equipo médico. Ellos comprenden cómo te sientes y te ayudarán cuando puedan.
  5. Concentrate en las cosas que podés controlar.
  6. Si podés hacer ejercicio, hacelo. Si podés cambiar tu dieta, hacelo.

Estas dos acciones por sí solas producirán resultados ahora y en el futuro.

Hacé lo que sea necesario para reducir el estrés en tu vida. No seas demasiado orgulloso o terco como para pedir ayuda, te sorprenderás de lo serviciales que son la mayoría de las personas.

Permítete ser feliz.

Buscá y apreciá las cosas importantes de la vida. A menudo, son las pequeñas cosas las que nos dan alegría, las cosas que normalmente damos por sentadas.

La vida es un viaje. La insuficiencia cardíaca es solo un desvío más en ese viaje.


Referencias:

 Conductores:

Robert Obey comparte su plan de cinco puntos para aprender a vivir con insuficiencia cardíaca.

“La vida es un viaje. La insuficiencia cardíaca es solo un desvío más en ese viaje”.

Lee la historia de Robert sobre vivir con insuficiencia cardíaca.


NPS-AR-NP-00541

IVAX Argentina S.A., miembro del Grupo Teva - todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción, total o parcial, por cualquier medio, de cualquier forma, manera o método. La información se ofrece solamente con carácter informativo y no debe ser tomada como consejo médico, terapéutico, diagnóstico, tratamiento o similar. La veracidad de la información, de los datos, el uso de citas, imágenes, entre otros, y los dichos, son responsabilidad exclusiva del autor, quien podría haber sido compensado por IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva, ha redactado el material de manera libre e independiente, por lo que el mismo podría no expresar opinión o información de IVAX Argentina S.A. o las empresas pertenecientes al mismo grupo, no teniendo IVAX Argentina S.A., ni las empresas pertenecientes al mismo grupo, responsabilidad alguna. Igualmente, IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva no revisan, controlan, influencian ni respaldan ningún contenido relacionado con los sitios web o redes sociales del autor. Ante cualquier duda consulte a su Médico.

Este contenido fue publicado originalmente por Teva en el sitio web Life Effects.

Encontré este artículo:

Compartir esta página: