¿Qué es la insuficiencia cardíaca?

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad del corazón que se produce cuando éste no es capaz de bombear sangre con nutrientes y oxígeno en forma apropiada al resto de los órganos.

Puede manifestarse a cualquier edad, aunque la probabilidad de sufrirla aumenta con los años.

¿Cuáles son los síntomas que podrían aparecer?

  • Falta de aire (disnea) al hacer esfuerzos físicos o al acostarse
  • Fatiga, debilidad, cansancio
  • Menor concentración con menor rendimiento intelectual
  • Hinchazón de los pies, tobillos o piernas
  • Aumento del perímetro abdominal (hinchazón)
  • Tos seca o con expectoración blanca, incluso rosada o con hilos de sangre
  • Ruidos en el pecho
  • Latidos cardíacos acelerados o irregulares
  • Falta de apetito, náuseas
  • Saciedad precoz al comer
  • Mayor necesidad de orinar durante la noche
  • Frialdad de piernas

¿Cuáles son las causas que pueden generar la insuficiencia cardíaca?

La enfermedad suele expresarse luego de que otras afecciones hayan dañado o debilitado al corazón. Las principales causas son:

  1. Enfermedad de las arterias del corazón (arterias coronarias) y/o ataque cardíaco (o infarto cardíaco): la enfermedad de las arterias coronarias (ateroesclerosis) es la causa más frecuente de insuficiencia cardíaca. La enfermedad se debe a una acumulación de depósitos de grasas (placas) en las arterias, lo que reduce el flujo sanguíneo y provoca una reducción de llegada de sangre con nutrientes y oxígeno al músculo cardíaco. Si la arteria sufre una oclusión aguda, se puede provocar un ataque o infarto cardíaco.

  2. Hipertensión arterial: si la presión arterial es alta, el corazón debe esforzarse más de lo que debería para hacer circular la sangre por el cuerpo. Sino no se controlan las cifras de presión, con el tiempo, este esfuerzo adicional puede hacer que el músculo cardíaco se agote y no pueda bombear la sangre de manera eficaz.

  3. Enfermedad de Chagas: la enfermedad de Chagas, producida por el parásito Tripanosoma Cruzi puede afectar el corazón, tanto el músculo cardíaco produciendo insuficiencia cardíaca, como el sistema eléctrico dando lugar a arritmias y/o bloqueos cardíacos.

  4. Válvulas cardíacas defectuosas: las válvulas del corazón son “compuertas” que permiten el pasaje de sangre dentro de las cavidades cardíacas y hacia el resto de los órganos. Cuando se dañan (por afecciones congénitas o adquiridas como una infección, por ejemplo) el corazón debe esforzarse más para funcionar y esto, sino se corrige, puede debilitarlo.

  5. Daño al músculo cardíaco (miocardiopatía): el músculo cardíaco puede dañarse por muchos motivos, por ejemplo, por el tratamiento médico con quimioterapia, el consumo de drogas como la cocaína o el abuso de alcohol. En otras ocasiones se produce por trastornos genéticos hereditarios. 

  6. Miocarditis: es la inflamación del músculo cardíaco, por lo general debida a ciertos virus que tienen especial afinidad por el músculo cardíaco.    

  7. Defectos cardíacos (congénitos): si alguna de las partes del corazón no se ha formado correctamente, los sectores sanos del corazón tienen que esforzarse más para bombear sangre, lo que puede provocar que se torne insuficiente el aporte sanguíneo a organismo y se genere una insuficiencia cardíaca.

  8. Ritmos cardíacos anormales (arritmias cardíacas): cuando el ritmo cardíaco se altera, el corazón late rápido, lo que le crea un esfuerzo adicional. La situación opuesta, un latido del corazón lento, eventualmente también puede provocar insuficiencia cardíaca.

  9. Otras enfermedades: algunas enfermedades crónicas, como diabetes, VIH, hipertiroidismo o hipotiroidismo o una acumulación de hierro (hemocromatosis) o de proteínas defectuosas (amiloidosis), también pueden producir insuficiencia cardíaca.

¿Cómo se diagnostica?

Tu médico revisará atentamente tu historia clínica y tus síntomas y realizará un examen físico detallado. Luego, decidirá qué estudios solicitar a fin de arribar a un diagnóstico certero; podría pedirte:

  • Radiografía de tórax: es útil para ver el tamaño del corazón y ver el estado de los pulmones.

  • Electrocardiograma: sirve para registrar la actividad eléctrica del corazón.

  • Análisis de sangre: se evalúan problemas que puedan estar vinculados a la insuficiencia cardíaca (trastornos tiroideos, enfermedad de Chagas) o que puedan agravarla (anemia, trastornos tiroideos, alteraciones renales).

  • Ecocardiograma: es una herramienta indispensable para evaluar el músculo cardíaco y hacer diagnóstico de insuficiencia cardíaca. Se puede analizar el tamaño y forma del corazón, valorar su función, el estado de las válvulas, entre otras variables.

  • Prueba de esfuerzo: se utiliza para determinar cuál es la capacidad cardíaca ante el ejercicio; además puede poner de manifiesto síntomas como dolor de pecho lo que orienta a la presencia de enfermedad de las arterias coronarias como causa de la afección.

  • Tomografía computarizada cardíaca y resonancia magnética cardíaca: se utilizan para estudiar al músculo cardíaco y para visualizar las arterias coronarias.

  • Angiografía coronaria: a través de una inyección de contraste, se pintan las arterias coronarias. Este estudio se utiliza para cuantificar el grado de obstrucción de las arterias.

  • Biopsia del miocardio: es un estudio invasivo que se utiliza para analizar por anatomía patológica un pedacito de corazón. Tiene utilidad para diagnosticar afecciones cardíacas muy específicas causantes de insuficiencia cardíaca.

¿Cuál es el tratamiento que debo recibir?

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad crónica que precisa un control de por vida. Salvo algunas excepciones, no es posible revertir todas las afecciones que provocan la insuficiencia cardíaca. Los tratamientos pueden mejorar los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca y ayudarte a vivir más tiempo.

Ejemplos de enfermedades que, tratadas a tiempo, pueden corregir la insuficiencia cardíaca son las patologías de las válvulas cardíacas mediante su reparación y/o recambio, la enfermedad de las arterias coronarias mediante by pass y/o stents coronarios a arterias enfermas o la reversión de una arritmia con cardioversión eléctrica o ablación (se identifica el origen de la arritmia y se le aplica radiofrecuencia).

La mejor manera de tratar la insuficiencia cardíaca es previniendo que la misma aparezca y para ello hay que actuar sobre las causas que la pueden generar como lo es la enfermedad de las arterias coronarias que es la causa más frecuente de insuficiencia cardíaca. De manera tal que dejar de fumar, controlar el colesterol, la diabetes, la hipertensión arterial o la obesidad, son medidas fundamentales porque todas estas patologías representan factores de riesgo para la aparición de enfermedad de las arterias coronarias.

Los cambios en el estilo de vida tales como actividad física, dieta saludable y evitar el estrés ayudan a mejorar la calidad de vida.

Luego, existen medicamentos que son efectivos para controlar el avance de la enfermedad e incluso mejorar el funcionamiento cardíaco. Según tu situación clínica, tu médico te puede indicar alguno de estos medicamentos: inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, antagonistas del receptor de la angiotensina II, inhibidor de la neprilisina, antagonistas de la aldosterona o bloquentes β: todos estos fármacos mejoran los síntomas y la evolución de la enfermedad en el tiempo. 

Luego, si tenés falta de aire o algún otro síntoma de retención de líquidos, tu médico podría indicarte diuréticos para mejorar tu estado clínico y respires mejor.

Es muy posible que debas tomar una combinación de los mencionados medicamentos. Algunos pueden requerir controles de sangre para chequear el potasio o la función de los riñones. El médico te irá escalando las dosis de acuerdo a tu tolerancia y al resultado de los controles de sangre. Es posible que te cite para examinarte con cada ascenso de dosis de modo de conocer cómo te encuentras y si hubo algún cambio en tu presión arterial o en tus pulsaciones.

Por último, debes saber que existen tratamientos más complejos denominados “dispositivos” que incluyen marcapasos, desfibriladores o resincronizadores. Un desfibrilador implantable es un dispositivo muy parecido al marcapasos y controla el ritmo cardíaco; su utilidad es revertir aquellas arritmias capaces de generar un ritmo cardíaco peligroso. La resincronización cardíaca no es más que un tipo muy especial de marcapasos que ayuda a que el corazón bombee la sangre de manera más eficiente y ordenada.

Cuando todo lo previo no funcionara, existe la posibilidad de realizar un trasplante de corazón para mejorar la supervivencia y la calidad de vida. No es un tratamiento adecuado para todos; un equipo de médicos en un centro de trasplante te evaluará para determinar si el procedimiento es seguro y beneficioso para ti.

Vivir con insuficiencia cardíaca

No estás solo transitando por esto. Tu familia, tus amigos y tu médico forman un gran equipo que te acompaña en el transitar de la enfermedad. El acompañamiento es muy importante porque te ayudará a vivir mejor y sentirte cuidado. No tengas temor de preguntarle a tu médico todas las dudas que te surjan.

Te damos algunos consejos que te pueden ser de utilidad:

  • Confeccioná y mantené un listado de tus medicamentos y llévalo contigo todo el tiempo. No suspendas ni cambies la dosis de ellos sin antes consultar con tu médico.

  • No te automediques. Si algo sucediera y debas recibir otros medicamentos, ponete en contacto con tu médico para consensuar la indicación.

  • LLevá un registro diario de tu peso para pesquisar, de manera precoz, signos de retención hidrosalina. Informale a tu médico si esto sucede para que te indique los pasos a seguir.

  • Controlá tu presión arterial y tus pulsaciones. Llevá un registro anotado de tus controles para poder mostrárselos al médico en las visitas.

  • Programá las visitas a tu médico para aprovechar el espacio: anotá las dudas e inquietudes en un papel y llevalas a la consulta.

 

_______________________________________
Referencias bibliográficas

  • Consenso de insuficiencia cardíaca crónica, Rev Argent Cardiol 2016; 84 (Suplemento 3).
  • Consenso de Insuficiencia Cardíaca con Función Sistólica Preservada. Rev Argent Cardiol; 78: 367-374.

IVAX Argentina S.A., miembro del Grupo Teva - todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción, total o parcial, por cualquier medio, de cualquier forma, manera o método. La información se ofrece solamente con carácter informativo y no debe ser tomada como consejo médico, terapéutico, diagnóstico, tratamiento o similar. La veracidad de la información, de los datos, el uso de citas, imágenes, entre otros, y los dichos, son responsabilidad exclusiva del autor y podrían no expresar opinión o información alguna de IVAX Argentina S.A. o las empresas pertenecientes al mismo grupo, no teniendo IVAX Argentina S.A., ni las empresas pertenecientes al mismo grupo, responsabilidad alguna. Ante cualquier duda consulta a su Médico.

NPS-AR-NP-00400