1. Testimonios que acompañan
  2. Todas las historias
  3. 5 recomendaciones para sobrellevar la fatiga durante los tratamientos contra el cáncer

5 recomendaciones para sobrellevar la fatiga durante los tratamientos contra el cáncer

hombre y mujer con ropa de ejercicio caminando en un parque
Getty Images: monkeybusinessimages

La fatiga está entre las primeras inquietudes de las personas que se someten a tratamientos contra el cáncer.

De hecho, se estima que tres de cada cuatro hombres con cáncer de próstata experimentan fatiga en algún grado.

La terapia de privación de andrógenos (androgen deprivation therapy, ADT) es un tratamiento común para hombres con cáncer de próstata. Puede hacer que te sientas cansado.

Los andrógenos son hormonas masculinas (como la testosterona) que estimulan el crecimiento del tumor. La ADT implica el uso de cirugía o medicamentos para reducir los andrógenos producidos en los testículos, de modo que los tumores de próstata se encojan o crezcan más lentamente.

Sin embargo, sin testosterona, los hombres pierden masa muscular y densidad ósea, luchan con el aumento de peso y tienen una disminución de la agudeza mental.

Descubrí que los peores efectos secundarios de la ADT fueron la fatiga debilitante y la depresión.

Hay muchas otras causas de fatiga durante los tratamientos contra el cáncer.

La quimioterapia, la radiación, los tratamientos biológicos y los medicamentos para el dolor pueden hacer que te sientas cansado. Hablá con tu médico sobre los pasos que podés seguir para aumentar tu energía.

Cada persona es diferente en cuanto a la cantidad de fatiga que experimenta y lo que le ayuda a sentirse con más energía.

Estas son algunas de las estrategias que encontré para combatir la fatiga a lo largo de los años.

1. Seguí moviéndote

Nunca fui un chico de gimnasio y el ejercicio era lo último en mi mente cuando comencé los tratamientos contra el cáncer por primera vez. Todo lo que realmente quería hacer era sentarme en el sofá.

Tengo suerte de que mi pareja no dejaría que eso sucediera. Me hizo dar caminatas cortas. Estas caminatas se hicieron más largas.

Ella me salvó.

El ejercicio es imprescindible. Es asombroso cómo un poco de movimiento y aire fresco pueden combatir la fatiga.

La clave es establecer un objetivo realista y cumplirlo. Comenzá despacio y, eventualmente, intentá hacer de tres a cinco horas de actividad moderada, como caminar, por semana.

Algunos hombres me cuentan que tienen dificultades para caminar incluso distancias cortas, mi respuesta es siempre la misma:

Caminá una distancia corta.

Caminá un poco más lejos mañana.

Mis primeros paseos con mi esposa fueron de solo 400 metros. Hicimos esto diariamente durante dos semanas antes de agregar distancia y colinas pequeñas.

Mi esposa me compró una bicicleta y un kayak y finalmente comenzamos a andar en bicicleta.

Odiaba el ejercicio al principio, pero comencé a esperar con ansias nuestras caminatas y paseos a medida que se hacían más largos y difíciles. También comencé a tener más energía y me sentí mejor.

Mi esposa y yo ahora, recorremos 24 kilómetros en bicicleta al día durante los meses cálidos del año.

Somos ávidos senderistas. El monte volcánico Mt. St. Helens nos ofrece una gran cantidad de senderos.

Hasta el día de hoy, siento la fatiga presente si no estoy físicamente activo de manera regular.

2. Comé para combatir la fatiga

Lo que comés puede ayudar a combatir la fatiga inducida por el tratamiento.

Muchos pacientes con cáncer experimentan anemia debido a la radiación, la quimioterapia, los niveles bajos de hierro en la sangre o el cáncer en sí. La anemia es un nivel más bajo que lo normal de hemoglobina, que es la parte de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno y un síntoma común es la fatiga.

Tu equipo de atención controlará tu hemograma completo durante el tratamiento, pero hablá con tu médico si sospechás que tenés anemia.

Una forma importante de prevenir la anemia es comer alimentos ricos en hierro, como verduras de hoja verde, frijoles, batatas, pescado y carne.

Me crié en las montañas del sudoeste de Washington y crecí comiendo animales de caza silvestre y peces. Creo que los animales de caza silvestre son magros y no se crían con hormonas de crecimiento ni antibióticos.

¡También saben mejor!

Complementamos una pequeña porción de proteína animal con muchas frutas y verduras orgánicas frescas. Esta dieta me ayuda a combatir la fatiga.

Conozco a pacientes con cáncer que ponen las manos en el fuego por una dieta vegana, también para luchar contra la fatiga.

Hablá con tu médico y, posiblemente, con un nutricionista para averiguar cuál es la dieta adecuada para vos.

3. Hablá con tu médico sobre los suplementos

La persona que primero dijo “ponlo donde el sol no brilla” estaba hablando de dónde vivo. Estamos a un par de horas al sur de Seattle, Washington.

A veces parece que el sol no saldrá jamás.

Nuestro cuerpo produce vitamina D con la luz solar, no exponerse lo suficiente al sol puede causar carencia de vitamina D. La falta de vitamina D puede causar depresión y fatiga, pero no todas las personas deben preocuparse por la carencia de vitamina D.

 Hablá con tu médico si creés que la carencia de vitamina D podría ser un problema para vos.

No soy fanático de los suplementos aun así tomo un par de ellos bajo la atenta mirada de mi oncólogo para ayudar con la fatiga.

Tomo vitamina D y, a veces, un multivitamínico natural cuando los productos orgánicos frescos no están disponibles fácilmente en invierno.

Algunas investigaciones también pretenden averiguar si los suplementos de L-carnitina y ginseng pueden ayudar a combatir la fatiga asociada con el cáncer.

Asegurate de hablar siempre con tu profesional de cuidados de la salud antes de tomar cualquier suplemento.

4. Dormí para combatir la fatiga

Dormir no me ha resultado fácil., conciliar el sueño fue difícil como paciente con cáncer y mantenerme dormido fue aún más difícil.

Dormir lo suficiente es esencial para combatir la fatiga. El sueño ayuda al cuerpo a reparar, equilibrar las hormonas y al cerebro a funcionar correctamente para que pueda aprender además de recordar información nueva.

Dormir mejora la capacidad de tomar decisiones y de resolver problemas. Sin descanso, nuestro cerebro pierde la capacidad de pensar con claridad.

La falta de sueño incluso se ha relacionado con la depresión.

Comencé a usar somníferos de venta libre al principio de mi diagnóstico, por consejo de mi médico. Más tarde comencé a tomar melatonina aproximadamente una hora antes de la hora de dormir cada noche.

Me pareció útil, pero asegurate de hablar con tu médico antes de tomar cualquier suplemento.

Los pacientes con cáncer de próstata también pueden descubrir que orinan con frecuencia, lo cual provoca viajes nocturnos al baño que interrumpen el sueño.

Evitá beber líquidos justo antes de acostarte para minimizar la interrupción del sueño. Vaciá la vejiga completamente antes de irte a dormir y evitá beber café o alcohol por la noche.

(¡Estos consejos pueden funcionar para cualquier persona que se despierte en medio de la noche para ir al baño!)

Por último, no hay sustituto para un colchón de calidad.

Me quedo dormido con más facilidad, duermo mejor y me despierto sintiéndome descansado desde que compramos nuestro nuevo colchón.

5. Pedí ayuda para tratar la depresión y la ansiedad.

La ansiedad y la depresión son más frecuentes en los pacientes con cáncer que en la población promedio.

Un diagnóstico de cáncer puede ser aterrador. El estrés de los tratamientos y los síntomas físicos como el dolor, las náuseas y la fatiga pueden contribuir a la depresión.

La depresión, a su vez, puede hacerte sentir cansado, podés tener problemas para dormir y no estar interesado en cosas que solían energizarte.

Hablá con tu médico si te sentís ansioso o abrumado debido a tu diagnóstico o tratamiento. Hay ayuda que incluye psicoterapia, medicamentos y grupos de apoyo. Creo que un enfoque holístico es la mejor manera de combatir la fatiga.

Alimentá tu mente, cuerpo y espíritu, y hace ejercicio tanto como tu afección lo permita.

Estas estrategias funcionaron para mí.

He estado luchando contra el cáncer de próstata en etapa IV durante más de 13 años.

Hoy me siento bien. Espero sentirme bien mañana.

Haré todo para que eso suceda.


Referencias:


NPS-AR-NP-00546

IVAX Argentina S.A., miembro del Grupo Teva - todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción, total o parcial, por cualquier medio, de cualquier forma, manera o método. La información se ofrece solamente con carácter informativo y no debe ser tomada como consejo médico, terapéutico, diagnóstico, tratamiento o similar. La veracidad de la información, de los datos, el uso de citas, imágenes, entre otros, y los dichos, son responsabilidad exclusiva del autor, quien podría haber sido compensado por IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva, ha redactado el material de manera libre e independiente, por lo que el mismo podría no expresar opinión o información de IVAX Argentina S.A. o las empresas pertenecientes al mismo grupo, no teniendo IVAX Argentina S.A., ni las empresas pertenecientes al mismo grupo, responsabilidad alguna. Igualmente, IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva no revisan, controlan, influencian ni respaldan ningún contenido relacionado con los sitios web o redes sociales del autor. Ante cualquier duda consulte a su Médico.

Este contenido fue publicado originalmente por Teva en el sitio web Life Effects.

Encontré este artículo:

Comparte este artículo:


Usted también puede estar interesado en...

hombre y niño en la cocina lavando zanahorias

Lo que quiero que mis seres queridos entiendan sobre la migraña

Artículos de Jaime Sanders
Leer más
dos mujeres abrazandose en un sillón

5 pasos para abrirte con tus amigos cuando estás luchando contra el cáncer

Artículos de Anna Crollman
Leer más
Dos personas tomandose la mano frente al atardecer

Cómo reavivé la intimidad en mi matrimonio a pesar del cáncer de próstata

Artículos de Todd Seals
Leer más