testimonios que acompañan
Getty Images: Laflor

7 maneras de distinguir la depresión y la tristeza

¿Hay algo malo en mí?

Esta es una pregunta primordial, y en verano de 1993, era mi pregunta primordial. Era un hombre joven, aparentemente sano, pero me sentía débil como un gatito, cansado y extremadamente descuidado.

¿Estaba deprimido?

Descarté la posibilidad porque no podía encontrar ninguna buena razón que me hiciera estar deprimido. Estaba estudiando y escribía un trabajo sobre historia americana, un tema que me encantaba. Hacía poco había vuelto a contactar con mi antigua novia de secundaria y habíamos decidido mudarnos juntos y reavivar nuestro romance. Nada tenía relación, ¿cómo podía estar deprimido si todo iba tan bien? Así que decidí que no estaba deprimido.
Decidí que aquel sentimiento era un extraño bajón que pronto se pasaría.

Resultó que no se pasaba. Aquel sentimiento se convirtió en una depresión crónica que tardaría años en curarse.

Una de las cosas desconcertantes de la depresión es que cuando una persona la sufre, no siempre anuncia claramente su presencia. Desafortunadamente, no existe una línea clara entre las pocas ganas de realizar actividades y la depresión, un estado clínico preocupante.

Dicho esto, a menudo hay señales o pistas que me ayudan a distinguir entre los sentimientos de tristeza ordinarios que acompañan a las inevitables decepciones de la vida y los comienzos de una depresión más siniestra.
Estas son algunas de esas señales, de mi experiencia como psicólogo y como alguien que ha vivido con depresión.

1. Apatía

Aunque la depresión puede implicar sentimientos de tristeza, las personas con depresión en realidad no se sienten tristes en muchos casos.
Sé que no me sentía triste, al menos al principio.

En lugar de sentirme triste, simplemente me sentía sin vida. Este sentimiento era de estar desconectado, apagado y apático. Este tipo de pena carecía de la chispa y la empatía de la verdadera tristeza. 

En las peores horas, si alguien hubiera venido a mi puerta a decirme que mi perro se había muerto, es posible que no me afectará.

2. Ausencia de lógica

Otra posible distinción entre la tristeza y la depresión es si los acontecimientos lógicos pueden explicar los sentimientos.
Te sentís triste porque rompiste con tu novia, porque perdiste el trabajo o porque tu perro se murió; estas reacciones son esperadas y comunes.

Tenía sentimientos continuos de depresión sin una razón obvia para ellos.
De hecho, cuando miraba objetivamente mi vida en 1993, parecía bastante buena. Tenía dinero, personas que me querían y cosas que me gustaba hacer.
Cuando ningún acontecimiento puede explicar los sentimientos de tristeza o cuando los sentimientos parecen exagerados o desmedidos con respecto a los acontecimientos, pueden ser posibles signos de depresión.

3. Duración de los síntomas

La depresión también dura más que la tristeza ordinaria. Sentirse triste durante un día o una semana, con o sin motivo, no debería ser causa de especial preocupación. Los cambios normales del estado de ánimo significan que tenemos días buenos y días malos, incluso semanas buenas y semanas malas.

Los sentimientos de tristeza o depresión que continúan durante muchas semanas relativamente sin interrupción, son un motivo de preocupación.
La depresión tiene una insistencia y una persistencia que la tristeza ordinaria no tiene.

4. Intensidad

La depresión suele ser diferente en intensidad a la tristeza ordinaria.
Aunque la tristeza normal puede ser lo suficientemente potente como para que terminemos llorando, la depresión tiene el potencial de dominar más íntegramente el cuerpo y la mente.

En 1993, mis sentimientos me asustaban. Era algo de algún modo más fuerte que yo y tenía el presentimiento de que si continuaba de alguna manera podría morir. 

Una de las cosas más aterradoras de la depresión es que las personas están tan consumidas por ella que llegan a creer, que incluso, se merecen esos malos sentimientos, una convicción que no es típica de la tristeza normal.

En otras palabras, podés considerar la posibilidad de que tus sentimientos sean algo más que tristeza si te superan o te obsesiona el pensamiento de que te los merecés.

5. Dificultad para funcionar

La depresión también implica un profundo cambio en el funcionamiento.
Normalmente, cuando las personas están tristes, pueden seguir haciendo su trabajo, relacionándose con otras personas y ocupándose de las tareas cotidianas de la vida.

Por el contrario, cuando una persona tiene depresión, le cuesta mucho trabajar y a menudo se apartan de los amigos y de eventos sociales, e incluso les cuestan las tareas más sencillas como; levantarse de la cama, ducharse o comprar comida.

Todo este tipo de disfunciones, son señales de advertencia de que la depresión se ha establecido.

6. Síntomas complejos

La depresión es también más compleja que la tristeza. 

La tristeza es un sentimiento que experimentamos a menudo después de una pérdida y la depresión clínica, por el contrario, es un síndrome que implica diversos síntomas preocupantes. La depresión perturba nuestro sueño, interfiere con nuestra capacidad de concentración y se asocia con pensamientos sobre la muerte o el suicidio.

En 1993, una de las principales pistas de que no estaba experimentando una tristeza normal es que había perdido completamente el apetito durante semanas, otro síntoma clásico de depresión.

7. Falta de deseo

La depresión afecta mucho más a la motivación que la simple tristeza.
Cuando las personas sienten tristeza normal, a veces pueden buscar consuelo en una buena película, una buena comida o una buena conversación.
Cuando la depresión está arraigando, la persona a menudo está demasiado estancada, es incapaz de hacer cosas y no tiene disposición para realizar este tipo de actividades relajantes.

Esta pérdida de deseo y de placer, ya sea ver una película, tomar una comida deliciosa o disfrutar de la compañía de los amigos, se llama anhedonia, y es otra señal de advertencia de que la depresión puede estar en marcha.

En resumen, cuanto más notes estos síntomas, más probable es que la depresión haya aparecido y que no sea simplemente un estado de tristeza normal. Si creés que podrías estar deprimido o si alguno de los signos anteriores concuerda con tu experiencia, no dudes en ponerte en contacto con tu médico. La depresión es una afección médica grave y hay opciones disponibles para ayudarte a tratarla. No sufras en silencio.


Para obtener más información sobre cómo tratar la depresión, ponete en contacto con tu médico o equipo de atención médica.

Fuentes del artículo

 NPS-AR-NP-00540


IVAX Argentina S.A., miembro del Grupo Teva - todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción, total o parcial, por cualquier medio, de cualquier forma, manera o método. La información se ofrece solamente con carácter informativo y no debe ser tomada como consejo médico, terapéutico, diagnóstico, tratamiento o similar. La veracidad de la información, de los datos, el uso de citas, imágenes, entre otros, y los dichos, son responsabilidad exclusiva del autor, quien podría haber sido compensado por IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva, ha redactado el material de manera libre e independiente, por lo que el mismo podría no expresar opinión o información de IVAX Argentina S.A. o las empresas pertenecientes al mismo grupo, no teniendo IVAX Argentina S.A., ni las empresas pertenecientes al mismo grupo, responsabilidad alguna. Igualmente, IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva no revisan, controlan, influencian ni respaldan ningún contenido relacionado con los sitios web o redes sociales del autor. Ante cualquier duda consulte a su Médico.

Este contenido fue publicado originalmente por Teva en el sitio web Life Effects.

Encontré este artículo:

Compartir esta página: