testimonios que acompañan
Getty Images: wundervisuals

¿Por qué los hombres no hablan de la depresión?

Escrito por Al Levin

Tenía 41 años cuando parecía que mi mundo se derrumbaba a mi alrededor.

Mi primera experiencia con la depresión podría ser lo que algunos llaman depresión reactiva.

Comenzó poco después de recibir un ascenso en el trabajo.

Había sido subdirector en un gran distrito escolar urbano durante varios años y me ascendieron a director en un edificio diferente. Tuve que enfrentar un nuevo rol con una gran responsabilidad y al mismo tiempo, tenía un niño de 5 años, un niño de 3 años y dos recién nacidos en casa.

Comenzó con un nudo en el estómago que no desaparecería, lo cual me dificultaba comer. Mi mente parecía estar corriendo todo el tiempo y apenas podía dormir.

Hubo momentos en los que no tuve más de 10 horas de sueño durante toda la semana. Me sentí temeroso de pensar en ir a trabajar.

Eventualmente, me di cuenta de que necesitaba ayuda.

Me comuniqué con mi médico de familia y también comencé a ver a un terapeuta. En un par de meses, sentí que estaba en el camino hacia la recuperación.

Tres años más tarde, casi exactamente, sufrí mi segundo episodio mayor de depresión.

Las cosas iban bien en el trabajo y en casa cuando noté, sin signos previos en absoluto, que las cosas estaban cambiando en mi cuerpo. Recuerdo decirle a mi hermano: “Mi cuerpo se siente diferente... esto no va a ser bueno”.

Lo que no me di cuenta es que estaba a punto de caer en una depresión que hizo que mi última experiencia pareciera una caminata por el parque.

Muchos de mis síntomas fueron similares, pero mucho más fuertes, que mi primer episodio de depresión. Perdí casi 23 kilos porque no podía comer y, nuevamente, tenía dificultades para dormir.

Me costó recordar cosas y mantenerme concentrado. Además, evité los entornos sociales tanto como fuera posible y comencé a aislarme. Tenía ataques de llanto incontrolables por las noches.

Me tomé un tiempo libre del trabajo, pero en retrospectiva, esta quizás no fue la mejor opción. Sin estructura, descubrí que mis síntomas empeoraban.

No podía levantarme del sofá. En este punto, comencé a tener pensamientos suicidas generalizados.

Dos semanas después de volver al trabajo, esos pensamientos se acercaban más a un plan detallado, y la idea de que realmente podía lograrlo parecía posible.

Hablé con mi familia y mi psiquiatra, y me inscribí en un programa de hospitalización parcial de tres semanas.

Este programa fue el comienzo de mi larga recuperación.

Me alegra decir que he estado libre de síntomas durante cuatro años.

Desde mi recuperación, he dedicado gran parte de mi tiempo libre a la defensa de la salud mental, especialmente para otros hombres que luchan contra la depresión.

Admitir que hay un problema

Aunque oculté mi depresión durante algún tiempo, como muchos hombres lo hacen, busqué ayuda relativamente temprano debido a la naturaleza debilitante repentina de mis síntomas. Pero muchos hombres continúan con su vida cotidiana, ocultando su depresión durante años, intentando aparentar que nada está mal.

A menudo se aíslan, se guardan sus sentimientos y a medida que ocultan su depresión, los síntomas normalmente siguen empeorando.

Con frecuencia veo a cuántos niños se les enseña que se supone que deben ser “duros”. A muchos de nosotros nos enseñan que ciertas emociones (como el enojo) están bien, pero cosas como el miedo y la tristeza, o cualquier cosa que nos haga parecer vulnerables, deben mantenerse en secreto.

En mi experiencia, esas lecciones nos siguieron a algunos de nosotros hasta la adultez.

Después de completar mi programa de tratamiento, me uní a un grupo de apoyo para hombres con depresión y seguí asistiendo a reuniones hasta el día de hoy.

Muchos de los otros hombres que conocí allí hablan de la vergüenza y la culpa de tener una enfermedad mental. Están preocupados por la impresión que otros pueden tener de ellos debido al estigma y la discriminación que pueden enfrentar si buscan apoyo profesional.

Mirando al pasado en mi propia situación, definitivamente hubo vergüenza.

Cuando recogía mi medicamento en la farmacia, miraba a mi alrededor para asegurarme de que nadie que me conociera estuviera allí. Cuando llegaba a casa, rompía cualquier documentación en pedazos para asegurarme de que nadie encontrara una prueba de que estaba tomando medicamentos para la depresión. En el camino al consultorio de mi terapeuta (que estaba a solo cuadras de distancia de la escuela donde trabajaba), trataba de cubrirme la cara para que nadie me viera entrar al edificio.

En conjunto, el estigma y los estereotipos de masculinidad pueden evitar que los hombres busquen el apoyo que necesitan de un profesional médico.

Paul Gilmartin, del podcast de Hora feliz de las enfermedades mentales, me contó que primero se dio cuenta de que necesitaba ayuda después de un incidente de ira al volante. Se encontraba en su auto gritando enojado ante peatones que seguían cruzando la carretera frente a él mientras el semáforo estaba en rojo.

Paul dice que uno de los peatones se acercó a su ventana, se inclinó hacia adentro “con una mirada de disgusto y lástima”, y dijo: “Hijo, contrólate” antes de alejarse.

Ese fue el momento de claridad de Paul.

Cuando le pregunté por qué no había buscado ayuda antes de ese incidente, me dijo que creía que sus emociones eran fugaces y, aun así, no sabía cómo buscar ayuda.

“Hice un muy buen trabajo mintiéndome a mí mismo sobre que tenía las cosas bajo control”, dijo Paul.

“Aquel evento cambió por completo esa idea”.

Síntomas diferentes

En los últimos años, la comunidad científica también ha aprendido que la depresión puede manifestarse de manera diferente en los hombres que en las mujeres.

Un de 2013 en JAMA Psychiatry descubrió que los hombres que experimentan depresión tenían más probabilidades de presentar signos como los siguientes:

  • ataques de ira/agresión
  • conductas de toma de riesgos
  • abuso de sustancias

El estudio alentó a los médicos clínicos a buscar estos síntomas y otros “resultados negativos alternativos” cuando atienden a hombres cuya depresión puede estar sin diagnosticar.

Las demoras en la atención, debidas a estigmas o diagnósticos erróneos, a menudo significan que muchos hombres continúan sufriendo en silencio, lo que puede llevar a resultados desastrosos.

Mientras más mujeres intentan suicidarse, los hombres mueren por suicidio con una frecuencia casi cuatro veces mayor que la de las mujeres.

PREVENCIÓN DEL SUICIDIO

Si vos o alguien que conocés está considerando suicidarse, obtené ayuda de una línea directa para crisis o prevención de suicidio.

La pregunta sigue siendo la siguiente:

¿Cómo podemos apoyar a los hombres en la búsqueda de apoyo para la depresión y otros problemas de salud mental?

Obtener la ayuda que necesitamos

Es alentador aprender sobre los avances clínicos en el cuidado de salud mental y ver cada vez más trabajo realizado por varias organizaciones para arrojar luz sobre la depresión. Esas son iniciativas generales que pueden ayudar a muchas personas.

Pero en mi opinión, como alguien que ha vivido con depresión, creo que también tenemos que comenzar de a poco y enfocarnos en nuestras propias comunidades, y hacer el trabajo para desmantelar el estigma en torno a la depresión.

Más hombres que han superado los desafíos de la depresión o que aún están luchando con ella deben compartir sus historias.

Cuanto más podamos tener conversaciones sobre los hombres y la depresión, mayor probabilidad habrá de que más hombres den el primer paso necesario para buscar apoyo.

Para los hombres que están luchando, es importante reconocer que vos tenés una enfermedad, y que la depresión es, de hecho, una afección médica y no un defecto de carácter o falla moral.

Un excelente primer paso podría ser compartir lo que estás experimentando con un profesional.

El resultado final

Chicos, está bien estar bien, pero no tienen que sufrir solos. Buscar ayuda es un signo de fortaleza, no de debilidad.

Al mirar hacia atrás a mi propia situación, estoy increíblemente agradecido por haber tomado la decisión de dejar el trabajo para ingresar a un programa de recuperación.

Fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer, pero valió la pena.

________________________________________________ 

NPS-AR-NP-00549

IVAX Argentina S.A., miembro del Grupo Teva - todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción, total o parcial, por cualquier medio, de cualquier forma, manera o método. La información se ofrece solamente con carácter informativo y no debe ser tomada como consejo médico, terapéutico, diagnóstico, tratamiento o similar. La veracidad de la información, de los datos, el uso de citas, imágenes, entre otros, y los dichos, son responsabilidad exclusiva del autor, quien podría haber sido compensado por IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva, ha redactado el material de manera libre e independiente, por lo que el mismo podría no expresar opinión o información de IVAX Argentina S.A. o las empresas pertenecientes al mismo grupo, no teniendo IVAX Argentina S.A., ni las empresas pertenecientes al mismo grupo, responsabilidad alguna. Igualmente, IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva no revisan, controlan, influencian ni respaldan ningún contenido relacionado con los sitios web o redes sociales del autor. Ante cualquier duda consulte a su Médico.

Este contenido fue publicado originalmente por Teva en el sitio web Life Effects.

Encontré este artículo:

Compartir esta página: