testimonios que acompañan
Getty Images: Pekic

Trabajar con migraña ¿cómo saber cuándo es el momento de detenerse?

Escrito por Daisy Swaffer

Daisy Swaffer intentó durante años desarrollar su carrera profesional con migraña crónica. Así es como lo hizo y por qué decidió dejar de hacerlo.

Trabajar con una enfermedad crónica es difícil, muy difícil. Pasar por esto con una migraña episódica e impredecible parece hacerlo aún más difícil.

En pocas palabras, el trabajo y la migraña parecen ser un aspecto de la enfermedad del que no hablamos mucho, posiblemente porque la migraña es muy diferente de una persona a otra, y posiblemente porque los trabajos y los requisitos laborales son muy variados.

El recorrido que realiza cada persona para manejar su trabajo y su migraña, es propio. Aunque no puedo hablar de tu experiencia, me gustaría compartir la mía.

La vida antes de la migraña

La migraña no se manifestó en mi caso hasta que cumplí 29 años. Para ese momento, había estado desarrollando mi carrera profesional en soporte y desarrollo de aplicaciones de software durante una década.

Trabajar siendo mujer en una carrera de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (Science, Technology, Engineering & Mathematics, STEM) ya es muy desafiante, y me sentía orgullosa del progreso que había logrado.

Asumí varios roles, obtuve ascensos, aumentos de sueldo y bonificaciones. Mis compañeros me tenían en alta estima.

A veces, miro al pasado en mi carrera, ya que era justo antes de que comenzaran los ataques de migraña y me pregunto en qué se habría convertido.

¿Qué tan exitosa habría sido? ¿Cuánto habría logrado?

Mirar al pasado de esa manera no me ayuda ahora. En cambio, trato de mirar al pasado con orgullo y recordarme antes de la migraña con cariño en lugar de envidia.

Migraña, salud laboral y ocupacional

Puedo recordar muy claramente la primera migraña que tuve.

Está grabada tan vívidamente en mi memoria, a pesar de haber tenido cientos o incluso miles de migrañas desde entonces, porque no tenía idea de lo que me estaba sucediendo.

Pensé que tenía un tumor cerebral o algo similar, y que estaba a punto de caer muerta.

Sin embargo, en lugar de ver mi vida entera destellar ante mis ojos, me sentí como si estuviera nadando en dulce de leche.

Estaba en el trabajo en ese momento, pero estaba sola en la oficina, así que nadie estaba allí para ayudarme.

Logré enviarle un mensaje de texto a mi pareja para que me recogiera, y creo que solo se dio cuenta de que algo estaba terriblemente mal cuando la encantadora taza de té caliente que me había traído en un termo de viaje, fue rechazado inmediatamente, ¡un comportamiento totalmente atípico en mí!

Esa fue mi primera migraña en el trabajo, pero no la última.

En unos pocos meses, ya estaba experimentando de seis a nueve días de migraña al mes.

En ese momento, trabajaba en mi ciudad natal tres días a la semana y tenía que viajar a Londres para trabajar allí dos veces a la semana. En ese entonces, pensé que estaba contribuyendo al empeoramiento de las migrañas.

Años más tardes sé con certeza que fue así.

Aproximadamente un año después de mi primer ataque, había perdido suficientes días de trabajo debido a la migraña para que me remitieran a Salud Ocupacional.

Esto fue algo que me aterrorizó en ese momento:

Nunca había tenido la necesidad de conocer la existencia de un departamento de Salud Ocupacional, y mucho menos de ser referida a uno de ellos.

Pensé que me iban a interrogar, acusar y condenar. Eso me estresaba mucho.

Sin embargo, pronto me di cuenta de que eran mucho más imparciales de lo que esperaba, y su enfoque principal era intentar crear las condiciones para obtener lo mejor de los empleados.

Ellos también creían que viajar y la falta de sueño, probablemente, estaban contribuyendo negativamente a mis migrañas y me recomendaron que cesara o redujera los viajes.

Mis gerentes aceptaron, no muy de acuerdo, a que viajase dos veces al mes en lugar de dos veces a la semana durante un período de prueba de 12 semanas.

En ese tiempo, mis migrañas mejoraron mucho: en uno de los meses, solo tuve un día de migraña.

Sin embargo, predeciblemente, las migrañas empeoraron cuando se reanudaron los viajes.

Me mudé de ciudad y pasé a un puesto diferente unos meses después, lo que nosotros (tanto yo como mis empleadores) esperábamos que mejorara las cosas.

Y así fue, durante un mes aproximadamente.

Tal vez hubiera mejorado en ese momento, y las cosas hubieran resultado mucho mejor de lo que fueron, pero tuve un problema completamente sin relación con el ojo derecho, que agudizó gravemente las migrañas.

Los pocos meses que siguieron fueron borrosos, ya que tuve ataques de migraña la mayoría de los días antes de que mi médico general finalmente me diera licencia del trabajo durante tres semanas.

En el momento en que me dieron la licencia del trabajo, solo tuve tres días de migraña. Esta fue la primera vez que realmente me di cuenta del impacto que tenía el trabajo en mi afección.

Audiencias disciplinarias y contratos vencidos

La vida continuaba y el trabajo también, pero todavía estaba experimentando entre ocho y 15 días de migraña al mes y eso causaba un gran impacto en mi asistencia.

Dentro de los dos meses de haber regresado al trabajo, tuve mi primera reunión disciplinaria. Creo que las reuniones disciplinarias, son la peor parte de las enfermedades crónicas en el lugar de trabajo.

El resultado de todas las reuniones siempre fue que estaba haciendo todo lo posible para manejar mejor mis migrañas. Después de todo, nadie en el mundo quería que mi afección mejorara más que yo.

Sin embargo, siempre arrastraba la amenaza del despido, y eso solo hacía que la vida fuera más estresante, lo que a su vez provocaba más migrañas.

Mi nuevo puesto involucraba el cambio de un empleo de tiempo completo a un contrato de 12 meses, y no me sorprendió cuando mi contrato no se renovó al final del período.

Me despidieron efectivamente por mis migrañas, pero sin que la compañía tuviera que pasar por el procedimiento de despido completo para llevarlo a cabo.

Todavía no sé cómo me siento al respecto.

Por un lado, parece que fue deshonesto por parte de ellos no declarar que no renovaron mi contrato debido a mi migraña. Por otro lado, lo vi venir, así que se sentía más como que me apuñalaran por el frente y no por la espalda.

Ambas partes sabíamos lo que estaba sucediendo, pero aún me dolió cuando sucedió.

Cuando me fui después de prestarles servicios durante siete años, ni siquiera obtuve una tarjeta de despedida al final. Era como si se suponía que me sintiera avergonzada por eso.

Creo que esa fue posiblemente la parte más difícil de todo.

Decidir retroceder

Después de seis meses de buscar trabajo (durante los cuales mis días de migraña se redujeron a solo uno a cuatro días al mes), conseguí otro trabajo.

Fue un gran descenso en términos de responsabilidad y menos de la mitad del salario en que había tenido antes, pero se sentía muy bien volver al ruedo.

Sin embargo, solo había estado allí durante tres semanas, cuando tuve que tomar mi primer día libre por enfermedad debido a la migraña.

Ya había tenido tres ataques, pero evité tomarme licencia.

En retrospectiva, debería haber visto la relación fuerte entre trabajar y la frecuencia de mis ataques de ese momento, pero creo que estaba en negación.

No quería admitir la derrota ni sentir que era una empleada inferior debido a mis migrañas.

Así que todo el ciclo comenzó nuevamente.

Los ataques de migraña se estaban apoderando nuevamente y mi asistencia se estaba desplomando. Después de un año y medio allí, en una de las reuniones disciplinarias, pregunté si podía reducir mis horas de trabajo con la esperanza de que mejoraran las cosas.

Esto ayudó por un tiempo, pero no duró mucho.

Finalmente, toda mi vida se redujo a intentar estar lo suficientemente bien como para ir a trabajar los tres días acordados cada semana.

Todo lo demás se consumió para asegurarme de maximizar mi capacidad para estar en el trabajo.

Por desgracia, las migrañas no son tan fáciles de manejar y todavía me ausentaba muchos días.

Dos años después de trabajar a tiempo parcial, volví a tener una licencia laboral de tres semanas, e inmediatamente después de eso, tuve dos semanas de licencia anual.

En esas cinco semanas sin trabajar, no tuve un solo ataqué de migraña y tuve mi primer día sin dolor en más de un año.

Enfrentar la realidad

Ese fue el punto en el que finalmente caí en la cuenta de la situación. Ya no podía ignorar el impacto que el trabajo causaba en mi migraña.

En los próximos meses, acepté el hecho de que necesitaba dejar de trabajar si quería que mi vida fuera algo más que las migrañas y el intento de trabajar.

Solicité un año sabático, pero me rechazaron porque habría sido muy difícil reemplazarme de manera temporal, por lo cual renuncié.

Después de mi renuncia, la frecuencia de mis ataques disminuyó.

Cuando me reuní con mi enfermera especialista en dolor de cabeza alrededor de ocho meses después de haber dejado de trabajar, nos abrazamos y lloramos lágrimas de felicidad. Me había desmoronado en su consultorio tantas veces que era increíble poder darle buenas noticias para variar.

Ya han pasado un poco más de dos años desde que dejé de trabajar y sé que fue la decisión correcta.

Todavía lucho contra los ataques de migraña, pero en estos días puedo darles el tiempo y la atención que necesitan en lugar de intentar superarlos y solo hacer que empeoren.

Por supuesto, aún lucho con el hecho de que no trabajo. En los días malos, siento que soy inútil: un desperdicio y algo inservible.

Dado que una gran parte del manejo de mis migrañas implica descansar, tengo que luchar con mi mente diciéndome que soy vaga.

Para combatir esto, contribuyo a nuestra casa de otras maneras.

Actualmente cocino para nosotros casi todos los días, lo cual es un cambio bienvenido, ya que durante los peores años de mi migraña subsistimos casi por completo con comida rápida y comida para llevar.

La conclusión

Me encantaba mi carrera y odio no poder trabajar, sé que tengo tanto para ofrecer, pero también sé que si voy por ese camino de nuevo, solo será dolor y sufrimiento. Tengo que recordarme a mí misma que no trabajar no es lo mismo que fallar.

Tengo una responsabilidad conmigo misma y mis seres queridos de cuidarme y priorizar mi salud.

Admiro a toda persona que se las arregla para seguir trabajando con migraña crónica, pero no poder trabajar más no significa rendirse.

________________________________________________ 

NPS-AR-NP-00548

IVAX Argentina S.A., miembro del Grupo Teva - todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción, total o parcial, por cualquier medio, de cualquier forma, manera o método. La información se ofrece solamente con carácter informativo y no debe ser tomada como consejo médico, terapéutico, diagnóstico, tratamiento o similar. La veracidad de la información, de los datos, el uso de citas, imágenes, entre otros, y los dichos, son responsabilidad exclusiva del autor, quien podría haber sido compensado por IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva, ha redactado el material de manera libre e independiente, por lo que el mismo podría no expresar opinión o información de IVAX Argentina S.A. o las empresas pertenecientes al mismo grupo, no teniendo IVAX Argentina S.A., ni las empresas pertenecientes al mismo grupo, responsabilidad alguna. Igualmente, IVAX Argentina S.A. o cualquier empresa del Grupo Teva no revisan, controlan, influencian ni respaldan ningún contenido relacionado con los sitios web o redes sociales del autor. Ante cualquier duda consulte a su Médico.

Este contenido fue publicado originalmente por Teva en el sitio web Life Effects.

Encontré este artículo:

Compartir esta página: